¿Cómo se reconocen?

Argyranthemum tenerifae, comúnmente conocida como la margarita del Teide, es un arbusto denso que mide como máximo 50 cm de altura. Tiene mucha ramificación y tiene la forma de una esfera media. Las hojas son largas y difusas. Los pecíolos, que unifican las hojas y el tallo, son largas y gruesas.

Esta planta tiene en realidad dos tipos de flores dispuestas en grupos de 12 cabezas de flores. Cada cabecera contiene muchas flores individuales, con pequeñas flores amarillas dispuestas en un disco central y flores blancas pequeñas que rodean el disco (comúnmente llamadas pétalos). Las flores de pétalo son responsables de atraer insectos, y las flores de disco se encargan de la reproducción.

La abeja negra canaria es conocida por su color oscuro característico. El cuerpo, a excepción del abdomen, está cubierto por pelo plumoso oscuro dividido en rayas negro y marrón oscuro. Las abejas obreras tienen una envergadura media de 22 mm y canastas de polen en las patas traseras que permiten transportar polen.

Model wearing the violet margueride and bee neckwarmer | Giraffa

Donativo

El 10% del precio de venta de este pañuelo tubular se destina a la ONG ambiental Plant-for-the-Planet.

compra!
Planting trees in the Canary Islands | Giraffa

Plant-for-the-Planet

Para más información sobre la labor que lleva a cabo Plant-for-the-Planet, puedes echar un vistazo a la siguiente página.

visita!

Orígen de la especie de abeja negra canaria

Las investigaciones llevadas a cabo por diferentes universidades españolas apuntan a un origen africano de esta especie y una estrecha relación con las abejas de la Península Ibérica Meridional.

La abeja negra canaria ha sido declarada oficialmente como raza autóctona, y dado que los estudios moleculares destacaron la presencia en las Islas Canarias de características genéticas distintivas, actualmente se está discutiendo si se propone como una subespecie endémica. Actualmente hay 26 subespecies reconocidas de Apis mellifera.

Especies similares de margaritas

La margarita del Teide no es la única margarita existente en las Islas Canarias. De hecho, todo el género Argyranthemum es nativo de la Macaronesia (Islas Canarias, Islas Salvajes y Madeira). Este género incluye 25 especies y más subespecies que se pueden encontrar en estas islas.

¿Dónde se encuentran?

Sólo se puede encontrar la margarita del Teide en Tenerife, una isla del archipiélago canario (España). Es endémica del Parque Nacional del Teide, clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La margarita del Teide comparte su lugar con otras especies endémicas, como el emblemático Echium wildpretii. El Parque Nacional del Teide tiene aproximadamente 168 especies vegetales; 58 son endémicas de Canarias, 33 crecen exclusivamente en Tenerife, y 12 se encuentran sólo en el Monte Teide.

La abeja negra canaria se encuentra en todo el archipiélago canario (España) durante todo el año. También se ha introducido en otros países para explotar comercialmente.

Teide Daisy in the lava beside the road | Giraffa

Margarita del Teide en una roca de lava

Fuente: Wikimedia commons

¿Cómo se organizan las abejas?

Los miembros de una colmena se clasifican en tres “castas”. Por un lado, está la abeja reina, la única hembra reproductora. Su función es aparearse y poner huevos, y también guía la colmena. Se puede distinguir la abeja reina gracias a su tamaño, que casi duplica el tamaño de las obreras.

Por otro lado, están los machos llamados zánganos. Provienen de huevos no fertilizados y su única responsabilidad es aparearse con la reina. Podrás distinguir un zángano porque no tienen aguijón y tienen los ojos más grandes para ayudarles a detectar las reinas durante los vuelos de apareamiento.

Finalmente, están las hembras no reproductivas, las obreras. Son las responsables de construir y limpiar la colmena, recoger los alimentos, alimentar las larvas y sellar las celdas para que se desarrollen. Son las más pequeñas de la colmena.

Organization of bees | Giraffa

Abejas en una colmena

Fuente: Canarias en hora

Bee sucking nectar | Giraffa

Abeja con saco de polen lleno

Fuente: La Casa de la Miel

¿Cómo se aparean las abejas?

Durante las estaciones cálidas, las reinas vírgenes visitan Áreas de Congregación de Zánganos cerca de su colmena. Atraen los zánganos con feromonas y los machos las persiguen e intentan aparearse mientras vuelan. A veces un grupo de hombres forma un “cometa” alrededor de una hembra. La reina copula con varios machos (de su propia colmena o de otras colmenas de la zona). Los zánganos depositan sus espermatozoides en los oviductos de las reinas. La mayoría de las reinas realizan dos vuelos de apareamiento, pero algunas salen con más frecuencia.

De vuelta a la colmena, el esperma recibido se transfiere desde los oviductos a una bolsa dentro del sistema reproductivo de las reinas (espermateca), que les permite controlar la fertilización de huevos. Las reinas pueden poner huevos que son o no fecundados. Los huevos no fertilizados se desarrollan en zánganos, mientras que los huevos fertilizados se desarrollan en hembras, que pueden ser obreras o reinas.

La reina utiliza los espermatozoides recogidos para fertilizar los huevos durante el resto de su vida. Una reina particularmente fértil puede llegar a 2.000 huevos por día, y 1.000.000 de huevos a lo largo de su vida. Las reinas ponen los huevos en las celdas de cera construidas por las obreras. Las abejas obreras se crían en celdas horizontales, mientras que la abeja reina se desarrolla en celdas más grandes donde pueden descansar en posición vertical. Después de tres días, nacen las larvas. Son alimentadas por las obreras durante una semana, y luego las celdas se sellan con cera de abejas. Una vez selladas, las larvas crean un capullo a su alrededor y entran a la etapa de pupa. Una abeja reina necesita 16 días para convertirse en un insecto a partir del día que se pone el huevo, una obrera necesita 21 días y un zángano necesita 24 días.

¿Cuándo florece la margarita del Teide?

La Margarita del Teide generalmente florece en primavera, entre abril y junio.

¿Por qué son importantes la margarita del Teide y la abeja negra canaria?

Las Islas Canarias son un punto clave de biodiversidad en Europa. La gran variedad de especies endémicas que viven en el archipiélago de Canarias la convierte en una atracción turística. Esta rica flora endémica fue determinante para la declaración del Teide y su entorno natural como Parque Nacional. De hecho, es el área natural más visitada de España. Con las flores de esta endemismos únicos, las abejas hacen la excelente miel de Tenerife.

Las abejas son uno de los polinizadores más importantes (realizan alrededor del 80% de la polinización en todo el mundo), y la polinización es uno de los procesos biológicos más importantes de nuestro planeta. Cuando una abeja se encuentra en una flor para recoger el néctar, miles de granos de polen de las anteras (la parte masculina de la flor) se adhieren a los pelos de las piernas o el cuerpo. Cuando visita la próxima flor, parte de este polen puede caer al estigma (la parte femenina de la flor). Cuando esto sucede, la fecundación es posible, y se puede desarrollar una fruta, llevando semillas. Dado que las plantas no pueden moverse, la mayoría tienen que confiar en la polinización animal para reproducirse. Las abejas se mueven de flor en flor repitiendo este procedimiento cientos de veces al día.

¿Cuál es su hábitat?

La margarita del Teide crece sobre rocas volcánicas y en gran parte los campos de lava no erosionados en las mayores altitudes del Teide. Se puede encontrar hasta 3.600 m sobre el nivel del mar. Se presenta con condiciones climáticas duras: baja humedad y temperatura, alta insolación, viento y nieve. Es la margarita mejor adaptada a las condiciones climáticas extremas de las montañas altas canarias.

La abeja negra canaria, como todas las otras abejas, vive en colmenas hechas de celdas hexagonales construidas por las abejas obreras con cera de abejas. Unas glándulas especiales en su abdomen que producen cera les permiten convertir el contenido de azúcar de la miel en cera. La forma hexagonal permite construir las celdas con los recursos mínimos. Utilizan la menor cantidad de material y espacio para construir las celdas más grandes y fuertes posibles. Algunas de las celdas son utilizadas por la reina para poner los huevos y otras para almacenar la miel.

Las colmenas suelen instalarse cerca de fuentes de néctar y de polen. Durante el invierno, las abejas de miel se alimentan de la miel que recogieron durante los meses más cálidos. Se agrupan en la colmena para mantener cálida la reina y a ellas mismas.

La abeja negra canaria está adaptada al entorno de las islas Canarias, afronta su clima templado y aprovecha muy bien su rica y singular flora endémica.

Cuando la colmena está demasiado llena, la abeja reina engendra una nueva reina. A continuación, la antigua reina saldrá de la colmena con una parte del enjambre para crear una nueva colmena.

¿Cómo se comportan las abejas?

Las abejas se consideran el insecto con el comportamiento más complejo, ya que están totalmente organizadas y mantienen una comunicación fluida.

La abeja negra canaria destaca por su docilidad. Esta especie de abeja también se caracteriza por estar obsesionada con la limpieza de la colmena, lo que la hace menos vulnerable a las enfermedades.

Comunicación y sentidos de las abejas

Las abejas se comunican a través de diferentes danzas. Utilizan este método para compartir con el resto del enjambre la dirección y la distancia de las fuentes de néctar y polen. El enjambre observa y traduce una serie de movimientos para obtener la información.

Otro elemento clave de la comunicación de la abeja son las feromonas, una mezcla de sustancias químicas liberadas por las abejas que pueden causar cambios en la fisiología y el comportamiento del resto. Las abejas perciben feromonas a través de su sistema olfativo, que se coloca sobre las antenas.

Las feromonas de la abeja reina y las larvas mantienen las obreras estimuladas para hacer todas sus tareas. Las abejas se basan en feromonas para casi todos los comportamientos, incluyendo el apareamiento, la alarma, la defensa, la orientación, el reconocimiento de la colonia, la producción de alimentos y otras actividades de la colmena.

Si hay falta de feromonas debido al envejecimiento o enfermedad de la abeja reina, los trabajadores se desmoralizan e incluso pueden renunciar a cuidar de la colmena. Cuando esto sucede, el enjambre suele crear una nueva reina y sustituye al anterior.

¿Qué comen las abejas?

Las abejas se alimentan del néctar y del polen recogido por las abejas obreras más grandes. Algunas recogen néctar, que almacenan en una bolsa elástica en el intestino conocida como el “estómago de la miel”; otros recogen los granos de polen y los depositan en las cestas de polen que tienen en las piernas posteriores. Cargados al máximo, vuelven a la colmena donde los transportistas de néctar pasan la carga a las “abejas receptoras” para almacenarlo como miel, mientras que los portadores de polen descargan sus vertidos a las celdas para formar lo que se conoce como “pan de abeja”. Las “abejas de enfermería” se utilizan tanto para mantener alimentado el enjambre como para transformar el polen en jalea real.

Las larvas de abejas obreras y zánganos son alimentadas con jalea real durante los primeros tres días de vida. Después de esto, sólo las abejas escogidas para convertirse en reinas seguirán alimentándose de jalea real, mientras que el resto obtendrá polen y néctar o miel. Los zánganos tienen una lengua corta con la que no pueden chupar el néctar. Se alimentan de la miel y el pan de abeja de la colmena.

Los requerimientos básicos de energía se cumplen con el néctar, que proporciona a las abejas los carbohidratos necesarios para actividades como el vuelo. El polen proporciona proteínas, grasas y lípidos más una variedad de vitaminas y minerales.

Monte Teide

Fuente: Obdulio Obduliez

¿Cuál es la esperanza e vida de una abeja?

La vida media de una reina es de dos a tres años. En cambio, las obreras sólo viven durante unas pocas semanas, a veces algunos meses si su colmena se queda inactiva en invierno. Finalmente, los zánganos suelen morir directamente después del apareamiento. Así, dependiendo de su éxito, pueden vivir durante unos pocos días o hasta dos meses. Los que no se han emparejado son expulsados de la colmena cuando llega el invierno.

¿Están en peligro de extinción?

Las islas Canarias son una de las regiones de España con más plantas amenazadas. Hay 247 especies canarias en la categoría de riesgo máximo, según la última lista roja de la flora amenazada de España (2008). Uno de los cinco géneros más repetidos de esta lista es Argyranthemum, pero afortunadamente Argyranthemum tenerifae (Margarita del Teide) no está incluido en él.

La abeja negra canaria ha sufrido una gran cantidad de mestizaje con las abejas extranjeras llevadas a las islas Canarias. Además, desde 2009, la población canaria de abejas negras ha disminuido considerablemente debido a los ataques de una avispa conocida como el lobo de las abejas. 

Mestizaje

Esta nueva especie de abeja híbrida es más agresiva y ha puesto a la abeja negra canaria en peligro de extinción. En 2001, el Gobierno de Canarias inició un plan de conservación, recuperación y selección de esta especie en La Palma. Posteriormente se implementó en Fuerteventura, Lanzarote y, más recientemente, en Gran Canaria. En estas islas sólo se permite la apicultura de esta especie.

El lobo de las abejas

Su hábitat natural es en China, India e Indonesia. Fue introducido en Europa a través de Francia, y en las Islas Canarias a través de España.

Las hembras de esta avispa, que doblan el tamaño de la abeja negra canaria, capturan constantemente las abejas negras canarias (u otras abejas) y las sitúan en cavidades que construyen sobre zonas de arena. En cada una de ellas hay un huevo, por lo que cuando se convierte en una larva de avispa, se alimenta de la abeja capturada. Una sola avispa puede matar hasta 10 abejas al día. Esto significa que un ataque de 300 avispas puede masacrar 3.000 abejas.

Por otra parte, en todo el mundo, las abejas están muriendo de una variedad de factores: pesticidas, sequías, destrucción del hábitat, déficit nutricional, contaminación atmosférica y calentamiento global. Los humanos son en gran medida responsables de las dos causas más importantes: pesticidas y pérdida de hábitat.

¿Sabías qué?

  • El nombre científico Apis mellifera significa “abeja que transporta miel” en latín.           
  • Las abejas llegaron a las islas Canarias antes de que los humanos.
  • Es el único insecto que produce comida comido por el hombre.
  • Cada abeja negra canaria puede producir hasta 15 kg de miel cada año.
  • A excepción de la reina, todas las obreras de la colmena se reemplazan cada pocos meses.
  • Las abejas vuelan a una velocidad de unos 25 km / h y laten las alas 200 veces por segundo.
  • La Comisión Europea ha puesto en marcha el proyecto “Apicultura de la Biodiversidad en Europa” (BABE), que tiene como objetivo conservar subespecies locales de Apis mellifera y mantener la singularidad genética de las poblaciones locales.